InicioBlogNoticiasCómo preparar el examen de inglés de selectividad

Cómo preparar el examen de inglés de selectividad

Cómo preparar el examen de inglés de selectividad

Junto a las matemáticas, el examen de inglés es uno de los que más preocupa a los jóvenes que se enfrentan a la selectividad. En nuestra academia de inglés en Bilbao tenemos claro que se trata de un examen que se puede superar sin problema si se prepara de la forma debida y por eso en este artículo te vamos a ayudar.

Seguro que estás pensando que en cada Comunidad Autónoma el examen es diferente, pero no te preocupes, estos consejos te van a servir independientemente de desde dónde nos estés leyendo.

Lo primero que te recomendamos es que te ayudes con exámenes de años anteriores. En nuestra academia trabajamos con estos exámenes ya que es la mejor forma de que el alumno pueda conocer de primera mano cómo son realmente los exámenes. Conocer cómo han sido los exámenes de años anteriores te ayudará a tener una primera toma de contacto con el examen y así no te pilla desprevenido.

Por otro lado, no solo se trata de conocer cómo es el examen en sí, sino también de realizar el mismo a modo de prueba para saber cómo de preparado estás. El examen de selectividad que vas a hacer este año no va a diferir demasiado de los de los años anteriores, por lo que es una forma perfecta para ver cuáles son los puntos en los que te encuentras peor y, por lo tanto, repasar o poner remedio a esos problemas.

Basándote en esos exámenes anteriores deberías apuntar aquellos ejercicios que más problemas te han supuesto y prestarlos una mayor atención. En la gran mayoría de casos se aprende mucho de los errores y conocer cómo son los exámenes anteriores o lo que se te exige en ellos te ayudará a mitigar mucho más estos errores.

Haz resúmenes y esquemas de los temas de inglés haciendo especial hincapié en aquello que has visto en los exámenes que más te cuesta y, sobre todo, practica el idioma. Cuando se trata de hacer un examen de inglés el dominio del lenguaje es fundamental por lo que escribir te ayudará bastante.

Trata de incorporar el inglés a tu día a día en diferentes aspectos de tu vida para que te puedas familiarizar más con el idioma. Desde aquí te recomendamos algunas estrategias que funcionan, por ejemplo, escribir una carta breve con tus deseos, lo que tienes pensado hacer durante el verano o directamente habla de lo que te gusta.

A la hora de estudiar inglés también puedes compaginar el ocio con el estudio. De esta forma, cuando estés descansando, puedes buscar información sobre tus gustos en internet, pero en inglés. Si tienes alguna afición en la que buscas contenido por internet, aprovecha a hacerlo en inglés. Probablemente descubras mucho más material que en español y, además, estarás mejorando tu comprensión lectora, algo que te vendrá muy bien para el examen.

A diferencia de otras materias no vas a poder darte un atracón estudiando los días antes, sino que el inglés es algo que requiere de tiempo y dedicación. Si tienes en cuenta estos consejos y los aplicas a lo largo de los días seguro que tu prueba te resulta mucho más sencilla y consigues mejores resultados.

Cómo hacer un buen examen de inglés selectividad

El examen de inglés de selectividad está compuesto por varios ejercicios diferentes, el writing, el reading y el listening. Cada uno de los ejercicios tiene su propia técnica, por lo que vamos a ayudarte ofreciéndote algunos consejos sobre cada uno de ellos para que obtengas mejores resultados.

Empezamos con el writing. En esta parte es muy importante conocer bien la estructura, ya que te ayudará mucho a desarrollar lo necesario. Por esto te recomendamos que hagas un borrador en donde incluyas los párrafos y los argumentos que vas a tratar. Muchos alumnos cometen el error de empezar a escribir por escribir como si se tratase de castellano y, cuando no se tiene un dominio fluido del idioma esto puede ser un problema.

A la hora de escribir no te compliques lo más mínimo, opta por frases sencillas para minimizar el error. Si haces oraciones largas te estarás arriesgando mucho más y es más fácil equivocarse. Para este tipo de parte te recomendamos que tengas muy bien preparados los conectores avanzados y también que hagas uso de sinónimos.

Si sabes unir bien las frases el texto quedará muy bien y dejará una buena impresión. Por supuesto, cuando se trata de escribir es muy importante hacer una revisión de lo que se ha escrito. Lee el texto entre dos y tres veces para buscar errores y también para comprobar que es coherente y tiene cohesión, algo fundamental cuando hemos hablado de conectar varias frases cortas.

En cuanto al reading se refiere, un consejo que suele funcionar es hacer una lectura preliminar del texto con tranquilidad subrayando todos aquellos conceptos que no entiendas. Una vez que has hecho esta primera lectura lee las preguntas y subraya todas aquellas respuestas que tengas claras.

Cuando hayas hecho esta revisión preliminar llega el momento de hacerlo de forma detenida. Esta es una de las partes del examen que más tiempo te puede llevar debido a que es muy importante que revises con atención y te asegures de que entiendes bien el texto, por lo que muchos alumnos deciden dejarla para el final ya que es mucho más práctico.

Trata de comprender a la perfección el texto en lugar de buscar la respuesta a la pregunta en el mismo. Si entiendes bien lo que estás leyendo te resultará mucho más fácil responder a las preguntas después, además, puede que también te ayude a recordar o descubrir alguna palabra que puedes utilizar en el writing.

Finalmente, en cuanto al listening se refiere, aquí poco se puede hacer más que practicar los días previos al examen. Para mejorar tu desempeño en esta faceta te recomendamos que desde ya empieces a consumir contenido en internet en inglés. Prueba con algún tipo de podcast, subtitula en español tu serie o película favorita y ponte a verla en inglés o directamente ve vídeos cortos en internet en inglés.

Todo esto te ayudará a familiarizarte mucho más con algunas expresiones y, por supuesto, será de ayuda cuando te enfrentes al listening. En internet hay un montón de vídeos que te pueden ayudar a comprender mejor estas conversaciones por lo que no dudes en hacer uso de ellos para mejorar tu comprensión. Cuando tengas un mayor dominio de la conversación lograrás liberar el estrés que supone esta prueba y podrás escuchar con una mayor atención.